Badajoz
31 °C
Soleado
Viento 11 km/h
Humedad 41%
Cáceres
22 °C
Lluvia con truenos
Viento 30 km/h
Humedad 78%
Mérida
22 °C
Lluvia con truenos
Viento 13 km/h
Humedad 83%
Madrid
31 °C
Parcialmente nublado
Viento 0 km/h
Humedad 31%

Impunidad en las redes 2.0

|


Nos ampara un derecho reconocido: el Derecho a la información, tanto como emisores, como receptores. Pero entre una y otra dimensión, encontramos una amalgama de límites éticos que últimamente son vulnerados y no pasan por el juicio, en la mayoría de las ocasiones, del sentido crítico. 


Podríamos decir que estamos invadidos por un exceso de “infobasura”, información poco relevante para el receptor, información sesgada, manipulada,… con una clara intencionalidad, o, simplemente, para rellenar espacios vacíos en este inmenso mundo virtual. 


En esta producción insustancial, entra en juego otra cuestión: la realidad construída por aquellos/as trolls digitales cuya única intención es desprestigiar, dañar, humillar,… a una persona o grupo, crédulos del poder que ostentan. Pero como el “poder”, o en este caso, “pseudopoder”, es relacional, precisa de un séquito de palmeros que vitoreen cualquier bazofia que alimente, más allá de lo que debería ser una información, esto es, algo que interese, el sensacionalismo en vidas huecas, sobradas de tiempo libre que canalizan a través de un mal ejercicio de ocio destructivo. 


Estos personajillos, que se quedan en ese diminutivo, convierten las redes en basu-redes, auténticos vertederos de desinformación. No debemos confundir el derecho mencionado, y la libertad para opinar, con la “licencia de vale todo”, porque todo, todo, no vale. 


El daño que se le hace a personas o grupos, es irreparable. Sus vidas privadas, incluso, quedan expuestas al público, despreciando su voluntad de privacidad, a la que, también, TODOS TENEMOS DERECHO. 


Esta embriaguez de pseudopopularidad encuentra un peligroso ingrediente de retroalimentación… los “me gusta”, que contribuye a que se envalentonen aún más, eso sí, tras el anonimato de un teclado o perfiles falsos. 


Probablemente, si analizamos la raíz de estos comportamientos, encontraremos a personas con una baja tolerancia a la frustración, nula empatía social, baja autoestima, ira mal gestionada, analfabetismo emocional,… y un largo etcétera que tan sólo pueden llenar destruyendo al ajeno. 


Por extensión, aquellos/as que aplauden tan ruin hazaña, no están lejos de dichas carencias. “La Soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres infelices mortales, que se encuentran de golpe con una miserable cuota de Poder”, José de San Martín.


Corinne Martínez

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.