Badajoz
20 °C
Soleado
Viento 0 km/h
Humedad 73%
Cáceres
23 °C
Lluvia con truenos
Viento 0 km/h
Humedad 78%
Mérida
24 °C
Lluvia con truenos
Viento 7 km/h
Humedad 74%
Madrid
19 °C
Parcialmente nublado
Viento 9 km/h
Humedad 56%

​Campamento Dignidad: “En Suerte de Saavedra viven familias hacinadas, con 90 viviendas vacías a escasos metros”

|

Los Campamentos Dignidad, mediante un comunicado, reclaman políticas sociales, de empleo y de viviendas “que ataquen profundamente la precariedad y la pobreza en la que se desenvuelve la vida de muchas familias extremeñas”



En este sentido, exigen la intervención urgente de las Instituciones Extremeñas para luchar contra el rápido crecimiento de la desigualdad social que se extiende a la sociedad extremeña, buscando soluciones a los problemas habitacionales que día tras día se ponen de manifiesto y “ante los que permanecen inoperantes e impasibles”.


Denuncian la “contradictoria” situación en materia de viviendas de nuestra Comunidad, de tal modo que frente a las muchas que se encuentran vacías hay un elevado número de familias que carecen de ellas.


Además, explican, “se da la circunstancia de que los cientos de pisos sin ocupar en manos de Entidades Financieras, Instituciones Públicas, o incluso abandonados por Promotoras, con el paso del tiempo están quedando inutilizados a causa del continuo deterioro físico que sufren por el abandono y falta de uso”.


Por ello, los Campamentos Dignidad exigen a la Junta de Extremadura que “de una vez por todas” proceda a la puesta en marcha de políticas que permitan recuperar edificios y pisos para que se puedan ceder a familias necesitadas con alquileres sociales.


“No podemos consentir que haya miles de familias con menores angustiadas por la falta de viviendas, sin capacidad económica para alquilarlas porque están en el desempleo y sin prestaciones o subsidios, y en la más absoluta desesperación porque no tienen o les espera un futuro inmediato sin un techo bajo el que cobijarse”.


Asimismo, los Campamentos Dignidad aseguran luchar para suprimir todas las casuísticas que “injustamente utiliza la Junta de Extremadura para justificar el rechazo y la negativa a la Renta Básica o a los Mínimos Vitales o a cualquier tipo de ayudas sociales a todas las personas o grupos que las necesitan”.


“¿Cómo podemos consentir que haya personas y familias en la más absoluta indigencia a las que se les niega la Renta Básica o las Ayudas Sociales porque tienen una furgoneta? ¿Porque no han realizado una solicitud administrativa al ayuntamiento? ¿Porque no han realizado un curso en el Sexpe? ¿Porque convivan bajo un mismo techo con otra familia con o sin parentesco que probablemente tiene las mismas necesidades? ¿Porque está en paro y tiene una licenciatura o grado universitario?”.


Entienden que la creciente necesidad habitacional obliga a que familias y personas, en situación desesperada, sin recursos materiales, se vean obligadas a recuperar viviendas de aquellas organizaciones. “En estas últimas semanas hemos tenido casos de este tipo en Badajoz y La Albuera, y es de prever que el incremento de la pobreza y precariedad en nuestra Comunidad conduzca a una multiplicación de estas acciones ante la falta de soluciones por las Instituciones responsables para estos problemas habitacionales”.



SUERTE DE SAAVEDRA, 90 VIVIENDAS VACÍAS


Un ejemplo de lo que señalan es “la enorme paradoja en el barrio de Badajoz, Suerte de Saavedra, donde familias hacinadas en pisos con hasta 14 miembros o más, viven a escasos metros de unos bloque con 90 viviendas vacías, con más de 10 años vacíos, propiedad del Ministerio del Interior, con quien la Junta de Extremadura lleva años en una negociación que nunca acaba para hacerse cargo de dichos pisos que serían tan necesarios para ser puestos a disposición como viviendas públicas”.


Asimismo, denuncian la reacción de las autoridades cuando se dan estos hechos, “que es la de perseguir y criminalizar a las familias que los realizan con todo tipo de obstáculos burocráticos y administrativos”.




LA DESOBEDIENCIA CIVIL ES EL ÚNICO CAMINO QUE QUEDA PARA PODER VIVIR COMO SERES HUMANOS


Campamentos Dignidad consideran que “nuestros dirigentes políticos no logran entender que cuando las Instituciones que dirigen se olvidan de buscar soluciones a las necesidades de las personas, la desobediencia civil es el único camino que queda para poder vivir como seres humanos y no como animales sin techo. No actúan para facilitar una solución al enorme problema vital de la falta de capacidad para disponer de un techo en donde cobijarse y carecer de los mínimos e imprescindibles recursos materiales. Para el poder político, los pobres sólo crean problemas, dan pocas satisfacciones, y cuando no se atisba horizonte del que beneficiarse electoralmente poco importan los seres humanos y sus derechos fundamentales”.


LA ALBUERA


En el caso de La Albuera, explican que el ayuntamiento deniega el empadronamiento y como consecuencia no pueden contratar los mínimos vitales. “Las familias se han reunido en varias ocasiones con el alcalde exponiéndole la situación de miseria y desesperación en la que se encuentran, la respuesta obtenida, al menos hasta la fecha, no les da muchos ánimos y esperanzas de cara al futuro, ya que perciben poco interés para facilitarles el acceso a las ayudas sociales, y también, se les niega el suministro del agua”.


“En esta ocasión, como en tantas otras, se pone de manifiesto que cuando los humildes se acercan a las administraciones públicas para requerirles y obtener lo imprescindible para vivir con dignidad deben superar una enorme montaña de burocracias que están por encima de las necesidades humanas”.


Anuncian que en los próximos días, solicitarán una entrevista “para recordarle una vez más la obligación que tienen nuestros dirigentes políticos de facilitar la existencia material a personas humanas que viven en situaciones comprometidas y desesperadas”. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.