Badajoz
32 °C
Soleado
Viento 9 km/h
Humedad 36%
Cáceres
28 °C
Parcialmente nublado
Viento 26 km/h
Humedad 55%
Mérida
28 °C
Parcialmente nublado
Viento 26 km/h
Humedad 55%
Madrid
24 °C
Claro
Viento 6 km/h
Humedad 57%
Evitará unas 400 estancias hospitalarias al año

El Hospital de Mérida implanta la técnica quirúrgica de Láser Verde en Urología

​Un procedimiento que tiene importantes ventajas respecto a las técnicas convencionales
|

El Servicio de Urología del Hospital de Mérida ha incorporado la nueva técnica quirúrgica de Láser Verde para el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata, un procedimiento que tiene importantes ventajas respecto a las técnicas convencionales y podría evitar unas cuatrocientas estancias hospitalarias al año en el Área de Salud de Mérida



La hiperplasia benigna de próstata es un agrandamiento no canceroso de la glándula prostática cuya incidencia aumenta progresivamente con la edad. De hecho, mientras que a los 30 años apenas afecta a un 10 por ciento de los hombres, a los 60 alcanza a la mitad de la población masculina, y a los 85 años ya la padecen el noventa por ciento de los hombres.


Al crecer, la próstata obstruye el flujo de orina por la uretra, exige un mayor esfuerzo de la vejiga para eliminarla y, con el tiempo, el problema se agrava y la vejiga no llega a vaciar toda la orina.


La enfermedad se aborda inicialmente con tratamientos farmacológicos que pueden aliviar la sintomatología, aunque no están exentos de efectos secundarios, y sólo en caso de persistencia importante de los síntomas se considera indicada la intervención quirúrgica.


Las técnicas quirúrgicas han evolucionado desde la cirugía abierta, la resección transuretral con un aparato endoscópico (RTU), hasta las técnicas más actuales con láser que ahora ha incorporado el Hospital de Mérida.


La terapia con láser verde es un procedimiento mínimamente invasivo que consiste en la introducción de una pequeña fibra por el conducto de la orina –uretra--, a través de la cual se trasmite una energía láser de alta potencia que vaporiza selectivamente el tejido prostático que comprime el conducto de la orina.


Simultáneamente, coagula los vasos sanguíneos evitando la posibilidad de sangrado, que es una de las principales ventajas de esta técnica junto al hecho de que no produce necrosis profunda ni ocasiona los síntomas irritativos que producen otros sistemas de láser o la RTU de próstata.


La cirugía mediante láser verde tiene una eficacia comparable a la de las técnicas quirúrgicas convencionales, pero aporta grandes ventajas en términos de seguridad, recuperación o disminución de los tiempos de ingreso, dado que el paciente puede estar hospitalizado incluso menos de 24 horas, se va a casa sin sonda y puede reanudar sus actividades habituales a los 2 ó 3 días.


Durante el pasado año 2017, en el Área de Salud de Mérida se realizaron 154 intervenciones quirúrgicas de esta patología con las técnicas convencionales, que dieron lugar a un total de casi 800 estancias hospitalarias, es decir, algo más de 5 días por cada paciente intervenido.


Desde que se incorporó la técnica de Láser Verde, en el hospital emeritense se han realizado 12 intervenciones con este nuevo procedimiento, que sólo han requerido de media un ingreso de 48 horas, por lo que los responsables del centro estiman que su implantación puede evitar unas cuatrocientas estancias hospitalarias al año, lo que en términos económicos equivale a unos 250.000 euros anuales.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.