Badajoz
20 °C
Parcialmente nublado
Viento 15 km/h
Humedad 69%
Cáceres
20 °C
Parcialmente nublado
Viento 11 km/h
Humedad 88%
Mérida
20 °C
Parcialmente nublado
Viento 13 km/h
Humedad 88%
Madrid
17 °C
Parcialmente nublado
Viento 17 km/h
Humedad 63%
CRÓNICAS DESDE EL EXILIO 2.0, CAPÍTULO 2

​Floración amarilla

​El buen catalán ha de ser contrario a la simbología y al talante español, ha de creer y proclamar que España nos roba, odia y envidia
|

Hace doce años, la dirección de este medio recogía, desde otro medio, una serie de entregas procedentes del puño y letra de un pacense afincado en Cataluña que ya vivía el cerco de un independentismo, alimentado desde las instituciones, que crecía imparablemente.


Más Noticias, a través del mismo pacense, retoma la serie más de una década interrumpida para conocer de primera mano el día a día de un extremeño en la caverna que, a la vista de la presión en la que viven miles como él en Cataluña, de momento mantendrá el anonimato.


Puestos en situación y emulando a Fray Luis de León, como decíamos ayer…




Llevo cerca de 2 décadas viviendo en mi barrio, conozco a una gran parte del vecindario. Pero, con la proliferación de los lazos amarillos en solapas, camisas y camisetas, empiezas a quedarte perplejo por las contradicciones y las incomprensiones que se producen.


Ves a una cantidad desmedida de personas mayores, que sabes de sus orígenes no catalán, como lucen orgullosos su lazo amarillo. Ves como padres pasean a sus hijos menores parapetados detrás de un lazo amarillo, como si éste se tratara de un talismán, que les protege y dota de un estatus superior, una clarividencia, que no pueden comprender el resto de mortales.


Yo me incluyo en ese resto. No, no puedo comprender como reniegas de tus orígenes y abrazas ciegamente una fe excluyente, una fe basada en el odio y la mentira. En la manipulación psicótica de la historia y de la realidad, en el victimismo, en el insulto y el menosprecio.


Algo ha pasado y sigue pasando para que esta abducción colectiva haya alcanzado esta magnitud. Dos máquinas trabajan al unísono: la enseñanza y los medios de comunicación autonómicos.


Desde hace casi 40 años, todos los escolares catalanes viven en las aulas un ambiente de constante adoctrinamiento. Los “docentes” catalanes apoyados por sus libros de texto, símbolos y tradiciones modificadas a medida, inculcan y machaquean con la “doctrina” del “buen catalán”.


El buen catalán ha de ser contrario a la simbología y al talante español, ha de creer y proclamar que España nos roba, odia y envidia, ha de creer en la republica independiente de Cataluña, solo puede ver TV3 y escuchar Cataluña radio y sus secuaces, ha de leer el Avui, la vanguardia o cualquier otro medio del “régimen catalán” y por supuesto, ser del Barsa.


Un día tras otro, mes a mes, año a año, si esas criaturas no tienen a alguien que les explique la “otra realidad”, están, como así se planeó, condenados a la robotización psicológica y mental, a ser un “buen catalán”.


En España, la mayoría de la población, cree que en Cataluña hay un grave problema, pero no es grave, es gravísimo. El nivel de enfrentamiento social es muy alto, los ambientes se han ido tensando y en ocasiones hay enfrentamientos entre familiares, amigos, compañeros, vecinos, conocidos y no conocidos.


No quieren, ni pueden ver otros argumentos que los de su ideología, por darle un nombre razonable. Están dispuestos a sacrificar todo lo que tienen y quieren por su objetivo, están ávidos por captar nuevos miembros para la causa, con un panorama así, ¿qué ley o negociación soluciona esto?


Espero que el resto de España no se debilite y olvide que aquí, en esta parte de nuestro país, vivimos muchos españoles que sí queremos ser Españoles a los que, por derecho, nos corresponde ser protegidos y reconocidos por el Estado.


Lea AQUÍ el capítulo 1 de Crónicas desde el Exilio 2.0

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.